top of page

¿Existe la depresión o es una enfermedad inventada?


¿Existe la depresión o es una enfermedad inventada?


El trastorno depresivo es una enfermedad que afecta el organismo (cerebro), el ánimo, y la manera de pensar. Afecta la forma en que una persona come y duerme.


Afecta cómo uno se valora a sí mismo (autoestima) y la forma en que uno piensa.

Un trastorno depresivo no es lo mismo que un estado pasajero de tristeza.

No indica debilidad personal.

No es una condición de la cual uno puede liberarse a voluntad.

La baja autoestima es común con la depresión, al igual que los arrebatos repentinos de ira y falta de placer en actividades que normalmente lo hacen feliz, incluyendo la actividad sexual.


Es posible que los niños deprimidos no tengan los síntomas clásicos de la depresión en los adultos. Vigile especialmente los cambios en el rendimiento escolar, el sueño y el comportamiento. Si usted cree que su hijo podría estar deprimido, vale la pena consultarlo con el médico.


Las personas que padecen de un trastorno depresivo no pueden decir simplemente “ya basta, me voy a poner bien”. Sin tratamiento, los síntomas pueden durar semanas, meses e incluso años. Sin embargo, la mayoría de las personas que padecen de depresión puede mejorar con un tratamiento adecuado.


Si usted está deprimido también puede tener dolores de cabeza, otros malestares y dolores, problemas digestivos y problemas relacionados con el sexo. Una persona en la tercera edad deprimida puede sentirse confundida o tener dificultad para comprender incluso cosas simples que se le pida hacer.


SÍNTOMAS DE DEPRESIÓN Y MANÍA

No todas las personas que están en fases depresivas o maníacas padecen de todos los síntomas. Algunas padecen de unos pocos síntomas, otras tienen muchos. La gravedad de los síntomas varía según la persona y también puede variar con el tiempo.


Depresión Ø Estado de ánimo triste, ansioso o “vacío” en forma persistente.

Ø Sentimientos de desesperanza, abandono y pesimismo.

Ø Sentimientos de inutilidad, odio a sí mismo y culpa inapropiada

Ø Pérdida de interés o placer en pasatiempos y actividades que antes se disfrutaban, incluyendo la actividad sexual.

Ø Disminución o falta de energía, fatiga, agotamiento, sensación de estar “en cámara lenta.”

Ø Dificultad para concentrarse, recordar y tomar decisiones.

Ø Insomnio, despertarse más temprano o dormir más de la cuenta.

Ø Pérdida de peso, apetito o ambos, o por el contrario comer más de la cuenta y aumento de peso.

Ø Pensamientos de muerte o suicidio; intentos de suicidio.

Ø Inquietud, irritabilidad, Agitación.

Ø Síntomas físicos persistentes que no responden al tratamiento médico, como dolores de cabeza, trastornos digestivos y otros dolores crónicos. Dificultad para conciliar el sueño o exceso de sueño

Ø Inactividad y retraimiento de las actividades usuales

Regresar al menú

Manía

Ø Euforia anormal o excesiva.

Ø Irritabilidad inusual.

Ø Disminución de la necesidad de dormir.

Ø Ideas de grandeza.

Ø Conversación excesiva.

Ø Pensamientos acelerados.

Ø Aumento del deseo sexual.

Ø Energía excesivamente incrementada.

Ø Falta de juicio.

Ø Comportarse en forma inapropiada en situaciones sociales.

62 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commenti


bottom of page